Gastronomía

La Colonial, la marca de chocolate más antigua de España, recupera la hora del chocolate a la taza como tradición de país

Un recuerdo dulce de la Navidad que trae a nuestro paladar el denso y sabroso sabor del chocolate Tres tazas, ese del envoltorio rojo que siempre estaba en la alacena de nuestras casas, y que acaba de cumplir 150 años en el mercado.

1

La época navideña se acerca, y con ella un conjunto de emociones. Tareas multiplicadas, reuniones a última hora, cenas de empresa o amigos , sea lo que sea, sólo pensamos en llegar a casa y sentarnos en el sofá para descansar el cuerpo y el espíritu. Es en ese momento cuando los mensajes positivos de estas fechas nos reconfortan y nos hacen viajar a los mejores momentos de nuestra vida. El montaje del árbol de Navidad, la  elección de los regalos para Papá Noel,  la cena de Navidad con la familia, la primera fiesta de Fin de Año con pajarita o traje largo, la llegada de los Reyes Magos y el chocolate caliente que la abuela nos prepara en la cocina.

4.jpg

Un recuerdo dulce que trae a nuestro paladar el denso y sabroso sabor del chocolate Tres tazas de La Colonial-Eureka; ese del envoltorio rojo que siempre estaba en la alacena, como una tradición más de nuestra casa que nos hace viajar en el tiempo a los juegos con los primos, a los besos de papá y mamá y a las primeras fiestas de mayores. El chocolate, sí, pero como un pequeño premio simbólico, nada de tomarnos la tableta, sino en la taza de toda la vida. Por esta razón tan poderosa, La Colonial-Eureka, la empresa de chocolates más antigua de España con más de 150 años en el mercado, trata estas Navidades de recuperar la hora del chocolate como una tradición tan nuestra que se trasmite de generación en generación. Y el primer paso es recomendar maneras de fundir chocolate para que nuestra experiencia sea tan satisfactoria como la de nuestra niñez.

TÉCNICAS PARA FUNDIR CHOCOLATE

3.jpg

BAÑO MARÍA (es la manera más tradicional y conocida para fundir chocolate).

  • Colocar un cazo profundo con agua al fuego.
  • Colocar otro recipiente dentro del cazo dónde colocaremos el chocolate troceado que queremos fundir.
  • Calentar y dejar fundir el chocolate, removiendo de vez en cuando con una cuchara de madera, hasta que esté completamente fundido.
  • Tener cuidado que no nos caiga nada de agua caliente dentro del recipiente dónde tenemos el chocolate. Tampoco deberemos taparlo porque las gotitas por condensación puede alterar nuestro chocolate si cae dentro del recipiente.
  • Podemos mantener el chocolate fundido dentro del recipiente sobre el agua caliente y así no perderá temperatura.

Consejos:

  • Trocear el chocolate, se fundirá antes.
  • El chocolate troceado lo colocaremos en el recipiente frío, si está caliente podemos quemarlo
  • El agua del cazo debe estar caliente pero no debe hervir.
  • No tapar el recipiente dónde tenemos el chocolate.

MICROONDAS (es la más rápida).

  • Trocear el chocolate y colocarlo en un recipiente apto para microondas.
  • Calentar el chocolate al 50% de potencia.
  • Programar intervalos de 30 en 30 segundos, parar el microondas, abrirlo y remover, tantas veces sea necesario.
  • Con el calor residual podemos fundir totalmente el chocolate hasta el punto deseado.

Consejos:

  • Trocear el chocolate, se fundirá antes.
  • No utilizar temperaturas muy altas en el microondas porque se nos puede quemar el chocolate y no podríamos utilizarlo. Lo ideal es poner intervalos cortos de tiempo, así evitaremos que se nos pueda quemar, además no todos los microondas calientan igual.
  • El tiempo también varía según la cantidad de chocolate que coloquemos para fundir.

THERMOMIX (método sencillo y fácil).

  • Trocear el chocolate (250 gr de chocolate negro, con leche o blanco).
  • Colocarlo dentro del vaso.
  • Triturar unos segundos a velocidad 7. Programar 4 minutos a 37º de temperatura, velocidad 3.
  • El chocolate estará listo cuando se transforme en una crema.

Consejo:

El vaso de la thermomix tiene que estar bien seco, si está mojado no se fundirá.

 THERMOMIX “SIN MANCHAR” (el método más limpio de todos).

  • Colocar medio litro de agua en el vaso de la thermomix.
  • Meter el chocolate troceado dentro de una bolsa (mejor las de congelar, son algo más duras). Colocar la bolsa dentro del cestillo.
  • Cerrar la máquina asomando la bolsa por el agujero de la tapa.
  • Hacer un nudo a la bolsa o colocar una pinza de comida.
  • Sujetar la bolsa con el cubilete.
  • Programar 20 minutos, 80º, velocidad 2.
  • Cuando termine el tiempo, sacar la bolsa y “amasar” un poco el contenido para mezclar bien el chocolate.
  • Se corta una esquinita de la bolsa y ya tenemos una manga pastelera con el chocolate fundido.

Recomendaciones:

Si troceamos el chocolate, se fundirá más rápido. Si sobra chocolate se puede volver a utilizar y volver a derretir las veces que haga falta. Si se nos ha quemado habrá que tirarlo. Revolver el chocolate con una cuchara de madera y con movimientos suaves.

Y ahora ya sólo queda… ¡disfrutar de tu taza de chocolate!