Peques y mamás/Tendencias

Cinco cambios que las embarazadas experimentan en su zona íntima

  • Los expertos de Ava, la primera pulsera capaz de detectar los días más fértiles de la mujer, explican los cambios en la vagina durante el embarazo
  • Color azulado o una mayor sensibilidad son algunos de los síntomas

 Durante el embarazo, el cuerpo de la mujer puede experimentar numerosos cambios: varices, hinchazón, acné o, incluso, tener un pelo brillante y sedoso. Sin embargo, y aunque no suela hablarse de ello, la vagina también sufre diversas variaciones.

2.jpg

Como explica la doctora Isabel Santillán, ginecóloga experta en fertilidad, “el cuerpo de la mujer experimenta cambios que pueden observarse con dispositivos como la pulsera Ava, el primer wearable capaz de detectar los días más fértiles de cada ciclo de la mujer. Esta pulsera, por ejemplo, mide la calidad del sueño, la frecuencia cardiaca o la temperatura, factores que varían tanto durante la ovulación como en el embarazo”. “Del mismo modo, la vagina de la mujer también sufre una serie de cambios totalmente habituales durante la gestación”.

La doctora Santillán, junto con los expertos de Ava, explica cinco cambios habituales en la zona íntima:

  1. Color azul

Debido al aumento del flujo sanguíneo, la zona íntima puede volverse azul o incluso violeta. Este cambio suele comenzar a experimentarse a partir de la sexta semana de embarazo.

  1. Venas varicosas

Las hormonas, el flujo sanguíneo y el crecimiento del útero pueden provocar la aparición de venas varicosas. Este es un síntoma que solo afecta al 10 por ciento de las embarazadas y que desaparece unas seis semanas después del parto. Además, el riesgo de sufrirlas es directamente proporcional al número de embarazos.

  1. Sensibilidad

“Algunas mujeres sienten hinchazón en la vagina, así como una mayor sensibilidad, mejorando, en ocasiones, las sensaciones durante el sexo. Esto se debe, de nuevo, al aumento del flujo sanguíneo”, explica la doctora Santillán.

  1. Picores

Las hormonas del embarazo pueden promover la proliferación de hongos o bacterias vaginales naturales que provocan vaginosis bacteriana (VB) o infecciones por hongos. Ambas son comunes durante el embarazo y producen un flujo causante del picor que puede ser blanquecino-grisáceo (VB) o blanquecino-amarillento (infecciones por hongos). Lo más recomendable en esta situación es acudir al médico, ya que es algo altamente tratable.

  1. Flujo más denso

Durante el embarazo, también es totalmente normal que la vagina secrete mucosa transparente y viscosa. Suele ser densa y pringosa al principio del embarazo y se va volviendo escasa y acuosa hacia el final.

Esto se debe a que el aumento del flujo sanguíneo estimula las membranas mucosas, dando lugar a una mayor secreción.

Ava está a la venta en www.avawomen.com/es y farmacias por 249€

1