Fragancias

Lady Emblem y Lady Emblem L’EAU de Montblanc

Montblanc presenta sus dos nuevas fragancias femeninas, Lady Emblem y Lady Emblem L’EAU. Inspiradas en el diamante Montblanc, tallado a imagen de su emblema, cuya forma plasma la cumbre nevada de los seis valles glaciares del Mont Blanc. Diamante creado con motivo del centenario de la firma. La primera de ellas, cuenta con la rosa y el sake como notas principales, creada para una mujer indudablemente femenina, con un marcado sentido de la elegancia y que rechaza la ostentación. Lady Emblem L’EAU como su propio nombre indica, es la versión Eau de Toilette, cuyo jugo verde está inspirado en un jardín de verano, con un toque afrutado.

LADY EMBLEM
2.jpg

Para una mujer independiente y contemporánea. Con una mirada penetrante pero innegablemente seductora y el pelo un poco revuelto, la mujer Lady Emblem posee una versatilidad distintiva que la convierte en la compañera perfecta del perfume masculino Emblem. Una cosa es segura: ella es indudablemente femenina, rechaza la ostentación y posee belleza y un marcado sentido de la elegancia.

Un sorprendente acorde rosa-sake conforma su núcleo. La rosa, excepcional, que preserva toda su finura, naturalidad y gracia. Ligeramente húmeda, un poco verde, se agita como bajo la caricia de un céfiro, a veces totalmente floral y, al momento siguiente, más afrutada.

La nota sake posee el frescor mordiente y cristalino de un gran vino de arroz, con aromas sutilmente metálicos a lichi y hierba cortada. La pimienta rosa chispea en la salida, a dúo con el pomelo rosa. Ambos estallan con el fulgor del diamante, que irradia atravesando sus mil facetas, y deslumbran haciendo soñar eternamente. Un maravilloso jazmín aporta una sensación táctil de auténticos pétalos, y una granada exquisita enardecen este corazón palpitante. Sensualidad y delicadeza, sublimando este elixir con una feminidad singular y exquisita.

El frasco, retomando la forma exacta del diamante Montblanc, consta del mismo número de ángulos, refleja los mismos fuegos, brilla con los mismos sueños.Pesado en la mano, coronado con una virola en oro y rosa y rematado con un tapón de vidrio ultralujoso y exclusivo, el frasco se aloja en el corazón de una maravillosa caja en color rosa té que se abre como si de un obsequio se tratara. Y, naturalmente, luce el emblema icónico de Monblanc en la cima.

P.V.P.: 88,00€

MONTBLANC, Lady Emblem L’Eau

1.jpg

Para una mujer independiente, magnética y segura de sí misma, que sabe tomarse un respiro. Un paseo en un parque, un descanso entre dos citas, momentos en los que deja ver una feminidad irresistible, sin artificios. La mujer Montblanc encarna una belleza atemporal en un mundo que está en constante movimiento. Su elegancia innata se lee en cada uno de sus gestos. Es una mujer única, como el diamante Montblanc.

El jugo verde pastel de Montblanc Lady Emblem L’Eau está inspirado en un jardín de verano, “la alegoría de un paseo estival y poético por un jardín de Hespérides y rosas frescas”, explica Sonia Constant, la creadora de la fragancia.

Este exquisito paseo olfativo al borde del agua comienza con acentos afrutados de hoja de mandarina, notas acuosas y azucaradas de melocotón blanco y exótico lichi. En el corazón, un voluptuoso ramo de rosas, hilo conductor olfativo de la historia de éxito de Lady Emblem, realza la floralidad aérea de la magnolia. Esencialmente, Sonia Constant ha conservado la faceta verde, la más fresca, de la rosa para subrayar la ligereza de la composición. Almizcles preciosos, elegante cedro claro y la cremosidad del benjuí firman el fondo. Una historia de agua chispeante, un floral acuático lírico, para una mujer tan delicada como fuerte.

Refinado y femenino, el frasco de Lady Emblem L’Eau simboliza el diamante, “el mejor amigo de las mujeres”. Y, más precisamente, el diamante Montblanc, una creación exclusiva en forma de estrella, una piedra de 43 facetas que alberga en su corazón el emblema de la Maison. Su belleza se revela tanto en la forma como en los detalles. El brillante está albergado en un auténtico joyero de color similar al del perfume, un delicado verde pastel, lacrado con un sello que representa el famoso emblema distintivo de Montblanc.

P.V.P.: 82,00€