Nutrición/Salud y Nutrición

Aceites de oliva virgen extra, insustituibles también en los postres veraniegos

Con la llegada de las altas temperaturas, se agradecen los alimentos fríos… e incluso helados. Nuestro cuerpo nos pide platos acordes con la estación. Una forma natural de refrescarnos por dentro. Los aceites de oliva nos permiten darle a nuestro organismo lo que nos pide, mientras contribuimos a mantener una alimentación equilibrada. Cuando los incorporamos a nuestras elaboraciones dulces estivales, estamos enriqueciendo su perfil nutricional.

1

Disfrutar de las vacaciones y cuidarse es posible si apostamos por incluir los aceites de oliva en nuestras elaboraciones. Además, el olivar nos ofrece más de 260 variedades distintas, un mundo de posibilidades a nuestro alcance para un verano gastronómico redondo. Juan Pozuelo, embajador de los Aceites de Oliva, nos presenta cuatro propuestas deliciosas protagonizadas por los cuatro monovarietales más presentes en los puntos de venta: arbequina, cornicabra, hojiblanca y picual.

 

Arbequina para una copa helada de chocolate aromática e intensa.

1

50 g de aceite de oliva virgen extra de la variedad arbequina, 300 g de cobertura negra, 0,25 l leche evaporada, 0,5 l nata, 100 g de brownie, 100 g de frambuesas, canela en polvo, 75 g de sirope de chocolate.

Fundir la cobertura de chocolate en el microondas, junto con la leche y el aceite de oliva, a baja potencia con cuidado para evitar que se queme. Montar la nata dejándola ligera. Incorporarla a la cobertura fundida y mezclar bien, hasta obtener una crema homogénea.

Añadir el brownie en trozos irregulares y las frambuesas. Rellenar las copas de servir con la ayuda de una manga, intercalando capas de crema con sirope de chocolate.

Introducir una hora en el congelador. Servir decorando con virutas de chocolate y canela en polvo.

 

Un granizado de café más cremoso con cornicabra.

1

50 g de aceite de oliva virgen extra de la variedad cornicabra, 0,5 l de café infusionado, 0,5 l de leche evaporada, 100 g de leche condensada, granos de café de caramelo, canela en rama, cerezas.

Mezclar la leche evaporada con el café y congelar. Triturar en batidora americana, una vez congelado, con la leche condensada y el aceite de oliva. Servir en vaso ancho y bajo, decorando con las cerezas, los granos de café y la canela en rama.

 

Un biscuit con los frutos secos potenciados por la hojiblanca.

1

50 g aceite de oliva virgen extra de la variedad hojiblanca, 200 g nata líquida para montar, 200 g frutos secos variados, 4 huevos batidos, 125 g de azúcar, canela en polvo.

Triturar los frutos secos o rallarlos muy finos. Montar la nata. Batir los huevos con el azúcar hasta que queden espumosos, como para bizcocho. Mezclar el batido con la nata montada suavemente, para que no se baje. Añadir con delicadeza los frutos secos y el aceite de oliva. Verter en un molde de silicona y congelar de 4 a 6 horas.

Desmoldar y decorar con canela. Servir con fruta fresca al gusto.

 

El despliegue cítrico de la espuma de naranja con picual.

1

50 g de aceite de oliva virgen extra picual, 0,5 l zumo de naranja natural, 0,5 l nata para montar, 10 g de gelatina, 1 manojo de menta fresca, 100 g de azúcar de caña, cardamomo rallado, chocolate para decorar.

Hidratar la gelatina en agua fría y fundirla en el microondas. Incorporar poco a poco el zumo de naranja hasta integrarlo. Dejar que coja algo de cuerpo sin llegar a gelificar. Montar la nata con el azúcar y una pizca de cardamomo rallado. Mezclar la nata y la naranja con suavidad. Añadir el aceite de oliva picual y deja reposar en frío una media hora. Rellenar unas copas con la ayuda de una manga pastelera y congelar. Decorar con el chocolate rallado y hojas de menta.

 

Las propuestas veraniegas de Juan Pozuelo se enmarcan en la campaña de promoción para el mercado nacional puesta en marcha por Aceites de Oliva de España, marca de promoción de la Interprofesional del Aceite de Oliva Español, con el apoyo de la Unión Europea y del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.